Sexo y deporte: una pareja perfecta

Son muchos los argumentos, investigaciones y observaciones que se han realizado hasta la fecha para poder conocer al máximo cuál es la conexión entre el sexo y el deporte, pues son muchas las incógnitas que surgen sobre esta relación, que cada vez más entiende como muy cercana.

En cualquier caso, no hay que desconocer que tanto en el gimnasio como en la cama, hay mucha actividad muscular, el placer es una parte crucial para su ejecución y que a fin de cuentas las personas también buscan un determinado rendimiento como parte de la actividad en sí misma.

La relación entre sexo y deporte

Partiendo de las ideas anteriores, es claro entonces que sí se puede pensar en una relación entre lo que hacen en xvideos.com y deporte, ya que son actividades con las que se beneficia el organismo, se activan los músculos y al terminar con ella se puede disfrutar de una buena dosis de placer

La dopamina

La motivación, humor, regulación del sueño, concentración, actividad motora, aprendizaje, entre otros elementos más, hacen parte de los beneficios de este neurotransmisor. Su vínculo con el deporte es un componente básico para poder realizar una actividad física de manera adecuada y lo mismo ocurre durante la actividad sexual.

La conclusión es entonces que más sexo es igual a más rendimiento en el gimnasio y si lo anterior se complementa con una vida en la que los hábitos saludables sean una prioridad, se logra que todo marche muy bien.

Sexo igual a deporte: Mito peligroso

Es común que se suele afirmar de una manera apresurada que una sesión de sexo equivale a una cierta cantidad de calorías, así que es una buena opción para quemar grasa. Lo anterior es un error.

De acuerdo con los expertos en este ámbito, el sexo no deja de ser más que una actividad ligera y si se lo piensa desde un punto de vista energético o del esfuerzo que se requiere para su práctica, se va a ubicar al mismo nivel que un paseo breve o subir las escaleras. Por ende, a grandes rasgos, las relaciones sexuales no van a poder equipararse con una jornada de gimnasio bien pensada y ejecutada.

Un complemento perfecto

En donde no puede existir duda alguna, es que el deporte y el sexo se complementan muy bien. No hay que pasar por alto que el sexo va a desatar un proceso hormonal que es muy intenso para el cuerpo y que tal vez pase desapercibido.

Finalmente, ambas son actividades con las que se reduce o combate el estrés y en una vida tan agitada y apresurada como la contemporánea, es claro que vale la pena optar por ellas.