La histórica remontada del Barça ante el PSG

Cuando crees que ya lo has visto todo en el mundo del fútbol, te encuentras noches como la de ayer. El FC Barcelona necesitaba un milagro. Cumplir un sueño, como los de mzansi porn. Hacer historia. Pero cuando cuentas entre tus filas con algunos de los mejores jugadores del mundo y el estadio anima desde el primer minuto, todo es posible.

Hasta hace bien poco, las posibilidades de que el Barça remontara eran más bien pocas, aunque los buenos resultados en la liga española hacían presagiar que había un resquicio para la ilusión y los sondeza videos. Eso sí, para remontar cuatro goles a un señor equipo como es el París Saint Germain había que tener paciencia, eficacia y confianza. Al final, se alinearon los planetas y se consiguió el pase a la siguiente ronda.

Una noche histórica

El Camp Nou estaba lleno a rebosar, con una consigna clara: apoyar al equipo para lograr un sueño. Quizá el bando galo llegó a la Ciudad Condal con cierta relajación. Es cierto que una ventaja de 4-0 suele ser un colchón lo suficientemente amplio, pero en 90 minutos pueden pasar muchas cosas. Lo que pasó fue un auténtico rodillo, y es que el Barça mostró su mejor cara y aprovechó el escaparate para demostrar al mundo entero que los milagros son posibles.

No habían pasado ni cinco minutos cuando Luis Suárez marcó el primer gol. El ariete uruguayo insuflaba así un chute de adrenalina e ilusión tanto a sus compañeros como a los aficionados, que comenzaban a pensar que la remontada sí que era posible. Otro tanto al descanso (Kurzawa en propia meta) era el indicador de que la mitad del camino ya estaba hecho, justo en la mitad del tiempo. Cuando Messi marcó el tercero de penalti, los aficionados azulgranas empezaron a salivar, pero fue entonces cuando Edison Cavani conectó un zapatazo que significaba el 3-1 y un jarro de agua fría. Por el valor doble de los goles fuera de casa, el FCB ya no debía ganar por cuatro goles de diferencia, es decir, que le faltaba meter tres.

A solo tres minutos del final del tiempo reglamentario, la gente parecía contentarse con el esfuerzo, resignándose por no haber conseguido lo que era una tarea muy difícil. A fin de cuentas, cuando das el 100 % no se te puede exigir nada más. Sin embargo, cuando Neymar enchufó un excelente lanzamiento de falta que significaba el 4-1, un nuevo rayo de esperanza cruzó la mente de todos los culés.

Otro penalti a favor del Barça que marcaba Neymar. El brasileño fue uno de los grandes artífices de la remontada y acalló todas las críticas con un auténtico partidazo cuando su equipo más lo necesitaba, al más puro estilo brasileño. Pero faltaba la guinda del pastel, el sexto. Sergi Roberto, que salió desde el banquillo, empalmó el balón tras un lanzamiento de falta, más con el corazón que con el pie para culminar una remontada antológica. ¡Porque la vida puede ser maravillosa! Para los aficionados del PSG, no tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *